TRANSLATE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

“Yo dejo que la cámara capture lo que quiera… allá tú si no me crees, no es responsabilidad mía” (Hiroshi Sugimoto)

21.4.17

Sayonara mujer artrósica. Welcome android woman

Me llamo Tesa y soy una mujer con artrosis grado IV. Mi aparato locomotor, tiene poco de loco-motor y mucho de viejo-cacharro.

Necesito una prótesis completa en  mi rodilla izquierda. Y además fijar la articulación del tobillo derecho con dos clavos… Eso sólo para empezar.
Le digo a mi doctora que no tengo ánimo para que me abran en canal, me sierren, me sustituyan huesos y cartílagos  por piezas metálicas poco a poco… 

...Y pasarme un montón de meses con los ojitos morados de tanto sufrir, ya que las recuperaciones son largas y tediosas.
 Así que he decidido como solución a mis problemas de movilidad doliente convertirme en una mujer androide.

Ventajas de ser androide:

Se acabó el dolor, los medicamentos, la cojera e incapacidades varias. Y además mi cuerpo volverá a ser potente, turgente y sin un gramo de grasa, eso sí un poco frío al tacto, pero… a estas alturas de la película ya sabemos que nadie es perfecto.
 Por lo que si hay algún ingeniero en robótica interesado en arreglar este aparato locomotor maltrecho que contacte conmigo con urgencia.
Tampoco estoy pidiendo la Luna, sólo me gustaría llegar a la edad de jubilación con dignidad motora, y poder pasear con un perrillo despeluchado y cabezón sin que montemos un número de Circo cada vez que salgamos por el barrio. 
Y vosotros... ¿cómo lo véis?

1.4.17

La Religión Católica era el Cine Gore de mi infancia

Cuando era una niña, a los mártires los partían por la mitad, los cocinaban a la parrilla o en aceite hirviendo, se los daban de comer a las bestias vivos, les sacaban los ojos, les cortaban los pechos…
Una compañera de clase dijo que a Santa Águeda le habían cortado las tetas y la monja le dio una bofetada, porque si eres santa no tienes tetas sino senos.

Le dije a mamá que, por favor, me desapuntara de católica.
Mamá me ordenó que no hablara con nadie de esas ocurrencias, que podía tener problemas con las monjitas, con las autoridades y con los paisanos.

Así que fingía ser católica y  creerme todo lo que me contaban, pero con el único “santo” que tenía trato era con el crucifijo grande de la Iglesia, porque a mí me han gustado siempre los crucifijos.
A mis 8 años sabía que hablaba con una escultura, pero a veces me parecía que la barriga del Cristo se movía como si se aguantara la risa.

La capilla era el único lugar en el que podías estar sola sin que las monjas sospecharan que estabas pecando. Me gustaba estar sola y también  hablar con Jesús.
 Antes de marcharme le pedía que NO me hiciera sentir vocación de monja porque la sangre me ponía las piernas flojas, no servía ni para santa ni para mártir y me daban miedo las apariciones. Que yo lo que quería de mayor, con su permiso, era ser espadachín. 


Las imágenes son de internet “tuneadas” por mí para este relato, un fragmento de mi novela inconclusa “Ese montón de espejos rotos”
 

14.3.17

El bestiario de Nora: fauna, flora y otros especímenes para alucinar

 Nora acaba de cumplir 4 años. Le encanta el Arte, además de bailar, cantar y comer cosas ricas y de verdad, como ella dice, paté de oliva, merendar pollo asado, queso roquefort o de cabra, los macarrones de la yaya a todas horas...las albondigas que hace papá, la pasta que hace máma...
  Nora se dibuja en el campo. Le digo…

-Anda, te has dibujado un poco bizca

-Que no, yaya, es que tengo un ojo en forma de corazón porque estoy feliz.

- Y ¿por qué has puesto NORMA, en vez de NORA? (sólo sabe escribir con mayúsculas)

- Es que quería poner una M, de mamá, para acordarme de mamá.
  -Es una familia de caracoles que sacan los cuernos al sol, aunque el sol no se ve porque está muy alto.
-Y eso de abajo, ¿es un gusano?

- Noooo, es el camino por donde van los caracoles. Un camino que tiene flores.
  -¿Es un pollo con bigotes? – le pregunto.

- Ay…yaya, qué despiste. No ves que es mi Hámster ruso en su jaula. Arriba está la casita con el pelo, donde duerme, y eso con agujeritos es la comida. Y abajo las cacas y él. ¡Qué mono el Roque,  eh, yaya!

Definitivamente no es un pollo con bigotes.

 Araña feliz con flequillo. Que lo lleva peinado un poco a lo punki.

-Por dentro es verde, pinto con negro encima y sólo se ve que es verde por dentro un poco. ¿Ves?
  -Ay, cariño, las lágrimas han quedado muy lejos de los ojos ¿no?

Le señalo los chorretones blancos.

-¡Que son colmillos!, no lágrimas. Es una cría de araña con colmillos y lengua roja, ¿no ves que se está comiendo la comida amarilla?
  Y por último tortuga marina que sale a respirar y que echa vapor de agua como las ballenas.

-Está contenta y toma el sol. El sol también está contento.

2.3.17

De pequeña soñaba con caballos negros y praderas amarillas…

Habitar  una casa con chimenea, tener un  perro, dos gatos perezosos, un jardín trasero y un cuarto propio con ventanas alineadas al horizonte.

Vengo de serie con un defecto para encajar en la realidad. Y si no quiero perder la poca cordura que me toca...
 ...tengo que inventar mundos paralelos por los que transitar cuando la melancolía se viene a vivir conmigo. 
Sé que no amanece cuando se enciende la luz de la nevera, y que los sueños pocas veces se cumplen, pero necesito seguir soñando para no quedarme sin esperanza.
  Porque ya lo dijo Cortázar,  la esperanza es la vida misma defendiéndose

14.2.17

Cuando el amor viene así de esa manera…...uno no tiene la culpa

Cuando encuentres que tus relieves encajan en sus huecos. Que no tenéis los mismos gustos...
 y pese a ello  hay un hilo invisible que os une...
 ...Es posible que sea amor, y hasta puede que dure para siempre.
No tiene explicación, es como tener o no tener ritmo para bailar.

2.2.17

Donald Trump: Mitología en el Muro, mariachis y caballos de Troya a la mexicana

Trump, el cancerbero de EEUU, cree que los mexicanos se colarán en USA en los burritos de las piñatas. 
Su terapeuta le recomienda una audición de mariachis que calmen su mente calenturienta. Y, oh, ocurre el prodigio.

¡En exclusiva para los visitantes del Almacén! el mariachi que hizo ¡zas! en el corazón de Trump 
  Se cansó de rogarle,
se canso de decirle
que él sin el Muro de pena muere.
 Él no quiso escucharlo
si sus labios se abrieron
fue pa decirle: yo NO lo pago 
 
 Los mariachis callaron...
de su mano, sin fuerza,
cayó el Decreto sin darse cuenta... 

 Peña  quiso pagar, cuando vio su tristeza.

pero ya estaba escrito
que aquella noche
acabara su amor. 
Trump rompió su promesa,
el Muro pal carajo,
y  al estilo Jalisco,
se bebió tres tequilas
ladró un poquito 
y se puso a lloraaaaaar. 


Dedicado con todo cariño a mi amiga Silvia Teresa Flota Reyes y a todos los afectados por las ideas estúpidas de Trump.

Nota: Las fotos son de internet “tuneadas” por mi imaginación alocada. Gracias a los autores de los originales.