TRANSLATE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

En ocasiones…, SOY FELIZ

 
Freud decía que para declararse feliz había que ser idiota o hacerse el idiota.

Tal vez esté un poco chiflada, señor Freud, pero no soy idiota. Tampoco una happy cursi que vive de espaldas a la realidad social. Soy una persona comprometida, indignada con este hostigamiento por parte del poder, con esta lucha de clases, que de momento van ganando ellos, pero…lo confieso…

…en ocasiones, SOY FELIZ
(foto internet)
 
Puede que tenga tantas cicatrices en el alma como Sparky (Frankenweenie) en su cuerpecillo remendado... y muchos desencantos, pero… y ¿qué?
La vida es corta, surrealista, tragicómica y no hay quien la entienda. La gente te quiere y te olvida con la misma facilidad, porque bastante tiene con lo “suyo”.
Seguro que no hago todo lo que quiero, pero amo todo lo que hago y trato de hacerlo lo mejor que sé.
La felicidad es la sonrisa de mi nieta cuando le canto boleros o rancheras dramatizadas. Es ver a mis hijos hacerse grandes y sabios. Es encontrar un refugio en la mirada de él y  un ancla en el hueco de su mano cuando voy a la deriva.  

Porque la felicidad viene en un baúl de cuentos y fábulas, en una botella encontrada en una playa. Es la lámpara de Aladino ... un anhelo, un instante, un cruce de miradas...

...y es mi  gato laminado, mitad filósofo, mitad farandulero. O  ese adorable niño amarillo que juega con una pelota de tiza, se alimenta de frases de libros subrayadas y vive en una caja de cartón. Trinidad de equilibrios que acalla la furia de mi corazón asilvestrado.

Y ¿qué es la felicidad? todavía me preguntas, clavando tu pupila en mi pupila. No te líes, la felicidad eres tú.

Un Ferrari para Orlando

 
Orlando no tiene pinta de chiflado ni de pertenecer a un club de pijos arruinados con más cara que cash. Más bien parece un motero o un bohemio soñador fumando relajado.

-¿Crees que lo vas a conseguir? –le pregunto, señalando el reclamo.

Orlando sonríe socarrón, se encoge de hombros y me dice enigmático ¿Quién sabe?

De un vistazo compruebo que en el gorro recaudador apenas si hay para un llavero cutre en una tienda de chinos.

-¿Que tal reacciona la gente?

- Bastante bien. Los que tienen sentido del humor, apostilla, con un guiño de complicidad.

- Siento no contribuir a tu sueño, mi cash se ha acabado. Estoy en paro, y me impongo un presupuesto cuando callejeo

-Hay cosas peores que estar en paro, dice sonriendo

-Ya lo creo. Y se me ocurren un montón como…

 
Por cierto, ¡La sanidad no se vende!

…o ser imbécil, insolidario, prepotente, ser solemne y circunspecto, tomarte a ti mismo en serio…

Pero por fortuna, todavía hay gente como Orlando, que  a cambio de nada o de unas monedas nos regala una sonrisa. Y también una reflexión, al que quiere ver más allá de la literalidad de su cartel.

-Todos tenemos un Ferrari que conseguir por ahí… me dice mientras hago la foto.

Y de regreso a casa, pienso en mi sueño más preciado, ése que es casi imposible que consiga, pero que mantiene mi corazón en forma.

Porque ya sabéis que los sueños sirven para que no se nos oxide el corazón.

Aunque si tuviera que simbolizarlo con un coche prefería un descapotable antiguo, de color verde inglés…algo así...


(foto del coche de Internet)

Y tú, ¿tienes un “Ferrari” por ahí, revoloteando entre tus propósitos, tus anhelos o tus sueños?

Un homenaje visual a la poesía de Lorca


La primera vez que leí los versos de Poeta en Nueva York (1929-30), me sorprendió su fuerza visual, su modernidad. Cada verso me sugería una imagen, me provocaba un estado de ánimo.
Mi poemario, de tapas blandas y edición barata, está manoseado, anotado, subrayado, con las puntas de las hojas dobladas y siempre a mano.
Estos 13 montajes son una libre interpretación, un divertimento, un homenaje a Lorca con toda mi admiración por su obra. 
 Lo llamo Arte reciclado, disculpen el atrevimiento, porque he ido recogiendo versos del poeta, fotos mías, algunas de internet que he tuneado, un cuadro de Hopper, una ilustración de Silvia Teresa Flota ...
... y hasta me he atrevido con algún garabato.
De los 13 ya subí DOS aquí
Y más abajo os presento el resto.  Clicar en las imágenes que queráis ver más grandes. Gracias.

Lorca, versos sueltos ilustrados I (Poeta en Nueva York)

 
… tres niños en el arrabal rodeaban a un camello blanco
que lloraba porque al alba
tenía que pasar sin remedio por el ojo de una aguja
(Crucifixión)
 
No. No me encontraron.
Pero se supo que la sexta luna huyó corriente arriba
y que el mar recordó ¡de pronto!
el nombre de todos sus ahogados.
(Fábula y rueda de los tres amigos)
 
Yo estaba en la terraza luchando con la luna
Enjambres de ventanas acribillaban un muslo de la noche
(Danza de la muerte)

 
 
Un traje abandonado
pesa tanto en los hombros
que muchas veces el cielo
los agrupa en ásperas manadas
(Panorama)

 
El cielo tiene playas donde evitar la vida,
y hay cuerpos que no deben repetirse en la aurora
(Oda a Walt Whitman)
 
Allí bajo las raíces y en la médula del aíre,
se comprende la verdad de las cosas equivocadas.
 
(Cielo vivo)
 Tenía la noche una hendidura y quietas salamandras de marfil
(El rey de Harlem)

 
Un día los caballos vivirán en las tabernas…
 
…Y las hormigas furiosas
atacarán los cielos amarillos
que se refugian en los ojos de las vacas.
(Ciudad sin Sueño)
 
El olvido estaba expresado por tres gotitas de tinta sobre el monóculo
(El rey de Harlem)
Quiero llorar porque me da la gana,
Como lloran los niños de último banco,
Porque yo no soy un hombre, ni un poeta, ni una hoja,
Pero sí un pulso herido que ronda las cosas del otro lado.
(Poema doble del Lago Edén)