TRANSLATE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

¿Quien es el culpable de la angustia de Pablo Casado?

-Papá,  no sé qué pasa que lo veo todo negro...
-Hijo, no te habrás hecho del Partido Popular de ese tal Casado el quejica?

-España no sólo se rompe, sino que se hunde, miren, miren como se hunde... Y usted... señor Sánchez..¡USTED ES EL CULPABLE...!
(Música de bolero)
Usted es el culpable de todas mis angustias
y todos mis quebrantos...
Usted lleno mi vida de extraños enemigos y amargos desencantos

Que sea Presidente
lo llevo aquí en mi alma y aquí en mi corazón
Y soy aunque no quiera esclavo de sus pactos, juguete de su Don

Usted me desespera
Me mata, me enloquece
y hasta la vida diera por vencer el miedo
de que vuelva a... ganar
 buah, buah, buah


Oh, señor Casado, qué bonito bolero le ha cantado al Presidente... me ha conmovido
 

Pero  retomando la historia del niño de más arriba, señor Casado, no sea tan cenizo y deje de verlo todo negro. Recuerde que, como dijo el escritor y pensador español Ramón de Campoamor...,

...“en este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira”.


* Pablo Casado lider de la oposición del Gobierno de España
*Pedro Sánchez Presidente del Gobierno de España, pese a que no lo querían ni en su partido. Guapo y con suerte. 

¿A dónde va la memoria cuando se pierde?

Decía Einstein,  que sólo  deberíamos guardar en la memoria lo que quepa en un bolsillo. Quizá por eso nuestro cerebro se rebela contra el atiborrado trastero memorial y hace una limpieza selectiva cuando le parece. 
Suele dejarnos intacta la memoria de lo que fuimos en  origen, y nos va liberando de las cotidianidad, de lo que soñamos ser y, sobre todo, de  lo que creemos que somos, que suele ocupar demasiado espacio.
Me inquieta perder la memoria, lo confieso, porque siento que lo que soy ahora es algo ya sucedido que tiene que ver más con lo que recuerdo y cómo lo recuerdo que con lo que he vivido en realidad.
Y  ya metida en este berenjenal, te pregunto a ti,  clavando mi pupila en tu pupila,  ¿sabes tú acaso  a dónde va la memoria cuando se pierde?

Desde luego,  no está en Mi Almacén de los Días Perdidos, porque ya he mirado.