TRANSLATE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Nocturno del hueco, suicidio de sueños y chic francés

Nocturno del Hueco by tesa *

Hay días que el sol sale y se pone por donde le viene en gana y desnortada no sé si la sombra se acerca o se aleja. 

Esa mujer chiflada que me  habita camina desnuda sobre un paisaje de óxidos y añiles expuesta a la intemperie, sin su capa impermeable de heroína de fábulas y cuentos que ya no atiende a conjuros. 

Hay perros equivocados y manzanas mordidas que buscan su vacío en este hueco nocturno en el que trato de ordenar mis pensamientos revueltos y desparejados como el cajón de calcetines de un adolescente. 

Qué extraño resulta asistir  impasible al suicidio colectivo de mis sueños. Mientras los desencantos hacen puenting sin protección  y mi  melancolía se dispone a pasar el verano en su Spa particular de tristezas antiguas.

Ya no sé si  el calor me  trastorna o vengo trastornada de serie.
Vale, guapa, muy chulo el desahogo, pero ¿a ti no te parece que el chic francés está sobrevalorado?
*El fotomontaje está inspirado en versos de Lorca de su poema “Nocturno del hueco” Si lo quieres ver más grande  clica sobre la imagen.

Una mujer con habitación propia

"El sol no había nacido todavía. Hubiera sido imposible distinguir el mar del cielo, excepto por los mil pliegues ligeros de las ondas que le hacían semejarse a una tela arrugada." (Virginia Woolf)






Ahí arriba, en las nubes, conectada a sus pensamientos más salvajes pero también más tiernos, se relaja, se desnuda de sus miedos, se pone al mundo por peineta, tiende al aire sus rimas invisibles de poeta sin versos...
 
... y le pone alas a su extraña melancolía.

La vida es un yoyó con el que juega, unas veces tensando la cuerda y otras dejando que baile a ritmo lento, al compás de ese corazón grande y loco que asusta a los fonendos.   

En su particular habitación propia, ella es sólo… ella. Una mujer. 


En este fotomontaje he utilizado de fondo una foto preciosa de mi amigo Ñoco, clicando AQUÍ podéis ver el original. ¡Muchas gracias, guapo!  A “ella” la encontré en un balcón de Barcelona hace algunos años.