TRANSLATE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Carta de un toro bravo a su torturador

Mi mísero torturador:
Quiero que sepas que cada año son vejados y maltratados alrededor de 60.000 animales de diferentes maneras en las Fiestas populares de los pueblos de España.
Los toros encabezamos el ranking macabro de estas celebraciones, que suelen estar precedidas por procesiones de santos, agua bendita y mucho alcohol, donde la razón no está ni se la espera

Muchos de esos alegres y brutales festejos acaban en asesinato. Nuestros cadáveres masacrados son la chispa que enciende tu pasión, dormida el resto del año.
¡Ole y ole por ti, homo sapiens!
Sé que crees que como soy un toro bravo, tengo cuernos y peso alrededor de media tonelada, estoy hecho a la medida de tu rusticidad festiva…
 
…Pero atarnos, embolarnos con fuego las astas, lancearnos a caballo, soplarnos por diversión miles de alfileres, cortarnos los testículos, dispararnos

herirnos con picas, banderillas, estoques o encajonarnos en calles estrechas y aterrorizarnos nos convierte en víctimas indefensas…
…Porque tanto sadismo nos incapacita para la defensa, ya que escapa a nuestro entendimiento de animales ¿irracionales?

La ocurrencia de justificar tu vileza vistiéndola de Fiesta, divertimento inocente, Cultura o Tradición es de “traca”, hermano.
No le des más vueltas. Sólo eres un cobarde. Porque todos los cobardes son crueles cuando se miden con alguien que no se puede defender.
También es cierto que el miedo a enfrentarte a tus carencias es proporcional a tu ensañamiento con inocentes que consideras inferiores a ti.
Aunque, por debajo de ti, sólo están los que te jalean y los que permiten con su indiferencia o falta de legislación que cada verano hagas apología de tu imbecilidad sádica.
Voy a morir… o a sufrir en el mejor de los casos, y aquí me tienes en el tiempo que me queda tratando de llevar un poco de racionalidad a tu corazón de bárbaro.
Tuyo, ese toro enamorado de la luna…

…La luna sale esta noche
Con una bata de cola
El toro la está mirando
Entre la jara y la sombra…
P.D. Señoras, señores, niños y autoridades incompetentes, las Fiestas del Horror llegan con el buen tiempo. No se las pierdan. Disfruten de esas animaladas veraniegas made in Spain. La sangre está servida.

Pablo Iglesias en Juego de Tronos: la verdad sobre la Coronación de Felipe VI de España


¡La que has liado, Pablo! ¿A ver cómo arreglamos esto? *
He enviado a mi becario MaxMad a cubrir la coronación de Felipe VI.  Y ¿qué me ha traído?, un selfie o autofoto que se ha hecho con Pablo Iglesias, y que ningún medio va a publicar.   
Según el sesudo análisis de mi becario bolazas “el Rey Juan Carlos ha abdicado en su hijo por culpa de este joven, para intentar salvar su Reino.”
MaxMad ha escrito un pequeño resumen para los que no conozcáis a Pablo:
El joven de la foto es Pablo Iglesias, 35 años, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Complutense de Madrid. Escritor, presentador y tertuliano en varios programas de TV y ahora también diputado europeo.  

¡Jolines!, hasta ahora la bola siempre decía que el más guapo era yo
 Pablo es la cara más popular y líder de Podemos, una formación de tipo asambleario que se presentó a la elecciones europeas con un Programa que proponía recuperar la dignidad, la ética, y la épica de la Política al servicio de los ciudadanos”

El éxito inesperado de Podemos ha puesto muy nerviosos a los dos partidos mayoritarios, PP y PSOE, y también a la caverna mediática y a los medios de comunicación en general que se están cebando en su líder con una falta de respeto que provoca nauseas. 
Puede que mi becario sea un poco simple en sus análisis políticos pero...

...¿no os parece más que una casualidad que el Rey abdique justo después de las elecciones europeas y del fenómeno Podemos?

 Si estuviéramos en el siglo XVII, Felipe VI debería batirse con Pablo Iglesias en un Duelo de Tronos.
Uhmmm, un duelo muy ajustado… Aunque al fondo vemos a un súbdito rebelde que puede inclinar la balanza a favor del Profesor
A ver si por fin los ciudadanos de esta España nuestra recuperamos los derechos perdidos y vencemos en esta lucha de clases, que de momento van ganando ellos, eso sí con el beneplácito y la complicidad de algunos señores feudales y demasiado súbditos de a pie todavía.
 
¡Viva el Rey!  OK, pero que viva por su cuenta y riesgo, como cualquiera de nosotros.  
*Para estos fotomontajes he utilizado fotos de la Red salvo las de mi becario y paisaje. Espero que sus autores tengan sentido del humor y no me demanden. Les advierto que estoy en paro como 6 millones más de españoles.  

¿Somos animales infelices?

Hoy tomo prestados los versos del poeta norteamericano Walt Whitman para esta serie de fotos de animales hechas en Madrid.
 
“Creo que podría volverme a vivir con los animales
¡Son tan plácidos y tan sufridos!
 
 Me quedo mirándolos días y días sin cansarme.
 
No preguntan,
ni se quejan de su condición;
 
…no andan despiertos por la noche,
ni lloran por sus pecados.
Ni me aburren discutiendo sus deberes para con Dios...

…No hay ninguno descontento
ni tocado por la locura de poseer las cosas.
 
Me muestran el parentesco que tienen conmigo,
parentesco que acepto.
 
Me traen pruebas de mí mismo,
pruebas que ellos poseen y me revelan.
¿En dónde las hallaron? 
 
¿Pasé por su camino hace ya tiempo y las dejé caer sin darme cuenta?...” 
Hoy toca bañar al perro preferido de mi nieta.
 
Lo dejo en la ventana para que vaya escurriendo antes de tenderlo. Influida por la preparación de este post, imagino que se burla de mi condición de animal racional mientras convierte el tendedero en su playa particular.

¿De verdad, somos el único animal que ríe, que piensa, que llora? No sé, mi gata siamesa se reía de mí. 
Y una vez vi llorar a un caballo mientras lo acariciaba. Tendido sobre un costado sobre la hierba, se moría de viejo. Se llamaba “AyQueCalor”
Un instante antes de dejar de respirar, una lágrima resbaló por uno de sus ojos. Las mías hacía rato que fluían sin control.
Con la voz quebrada, el dueño de la cuadra me dijo brusco, alejándose de allí.
-No digas tonterías, Tesa. Los animales no lloran.