TRANSLATE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

“Yo dejo que la cámara capture lo que quiera… allá tú si no me crees, no es responsabilidad mía” (Hiroshi Sugimoto)

21.10.14

Un caballo, un jinete… un pájaro



 
Érase una vez una treintañera que con algo de dinero extra en el bolsillo se le ocurrió darse un capricho y se compró un caballo. Y como es habitual en ella lo eligió sin tener en cuenta la opinión de los expertos.

Mi caballo se llamaba Gregal, como el viento del Noroeste al que los navegantes catalanes y aragoneses confiaban sus barcos de vela para llegar a Grecia.

Me enamoré de su cara árabe, de frente plateada con un mechón negro despeinado que le caía entre los ojos. De su carácter noble.
Era tímido y nervioso por su sangre inglesa, y resistente y temperamental por su herencia española.

Me hizo gracia su porte desgarbado, su pecho algo estrecho, que consiguió muscular con nuestros largos paseos… y que sacara la lengua a un lado cuando se aburría al paso.

Aprendí lo básico para poder montarlo y me fui con Gregal al campo. Enseguida comprendió que debía adoptarme y suplir con su sabiduría equina todas mis carencias.
 
Jamás usé la fusta, ni siquiera el tacón de la bota, iba a mi voz y a su aire
Tenía el paso torpe, pero su trote era preciso y rítmico como el de un bailarín. Apenas sudaba, era un corredor de fondo pero muy veloz al galope… Volábamos.
Un caballo, un jinete… un pájaro. 
Me dolió venderlo al cabo de tres años, porque mantener a un caballo a pupilaje (en una cuadra ajena) es bastante caro.
Un día que iba sola me perdí en el bosque, me asusté cuando empezó a oscurecer y no era capaz de reconocer el camino de vuelta.

-Gregal, cielo, haz lo que puedas, pero necesito que me lleves de regreso.

Se me pasó el miedo, confié en su instinto y en cuanto vi la cuadra lo llené de besos y expresiones cursis, que él ignoró muy digno.

Cuando bordeamos un abismo y la noche es tenebrosa, el jinete sabio suelta las riendas y se entrega al instinto del caballo” *

¡Qué buenos tiempos,Gregal! En mi recuerdo sigues siendo el mejor. Gracias por enseñarme a volar.

*La cita es de Armando Palacio Valdés, escritor español

Fotos:reflejos en el agua del Monumento ecuestre al General Martínez Campos, del escultor Mariano Benlliure

26 comentarios:

ñOCO Le bOLO dijo...


Antes de llegar al final ya sabía yo que te habías entregado, sin cuartel, a tus reflejos en el agua.
Te ha quedado una serie estupenda y, por supuesto, con una historia bien compuesta.
Todos debiéramos entregarnos al instinto del caballo, noble animal... y no dejarnos conducir por esa recua de mulos (con perdón de los mulos, asnos, borricos... que son ma´s inteligentes))

· BPdMyN

· CR · & · LMA ·


Tesa Medina dijo...

Hola, bloguers y amigos, ¿cómo os trata la vida?

Por Madrid tenemos un otoño que parece primavera.

¡Qué me devuelvan mi otoño, por favor!

En este post, os quería mostrar lo que se puede hacer en un rato tonto con una cámara, una estatua ecuestre y una fuente.


Las fotos están hechas como se puede intuir por la luz en dos momentos:

La primera y la última con luz de tarde-noche, pasaba por allí y probé.

Las siguientes son todas con luz de medio día, a pleno sol, iba bordeando la fuente y eligiendo distintos encuadres, siempre con el sol a la espalda.

Luego, pensando en qué texto las podía acompañar, recordé a Gregal.

Reconozco que de los caballos me gusta hasta el olor, esa mezcla de cuero, sudor y heno, pero para disfrutar de lo que significa ir a lomos de un caballo, galopar y dejarte llevar tienes que tener caballo propio.

Volví a montar después de vender a Gregal, pero ya nada fue igual y lo dejé.

Pero, que me quiten lo "bailao", como decimos por aquí.

Gregal era muy noble, pero tan asustadizo y veloz que nunca se lo dejé montar a mi hijos por el campo.

Noto que me hago mayor, en que ahora no me atrevería a hacer todo lo que hice con ese caballo. Me moríra de miedo.

Así que aprovechad la vida, que ésta si que va a toda leche.

Muchos besos y me paso por vuestros blogs, que voy algo loca de tiempo.

Tesa Medina dijo...

ÑOCO: Como siempre has dado en el clavo de la cuestión.

Y es que en este momento tenemos más mulos alrededor y borricos, con perdón de mulos y borricos, que caballos.

Espero que "nuestra cuadra hispana" se llene pronto de animales nobles a los que confiar las riendas.

Un abrazo,

Soraya dijo...

Tesa, que linda historia!! y ademas permite revivirla, y sentir la libertad de dejarse llevar por el instinto del caballo, animal noble.

Un abrazo,

Soraya

ReltiH dijo...

UN TEXTO MUY REALISTA. SOY CAMPESINO Y SÉ DE QUE ESTÁN HECHOS ESTOS BELLOS SERES.
UN ABRAZO

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Joder, Tesa, qué fotos has hecho, geniales. Muy muy buenas.

Y el relato lleno de cariño, y con fuerza. Yo nunca he montado a caballo, creo que de pequeño trataron de subirme a uno, pero me dió pavor... Con los caballos siempre he tenido una relación de respeto y admiración (admiración mía hacia ellos) (de ellos hacia mí creo que ha sido más algo así como "mira ese flacucho melenudo de ahí ¿de qué cuadra habrá salido?") :)

Un abrazo.

elisa gulminelli dijo...

qué lindo debe ser dejarte llevar por un caballo!
(ya volví de la "primavera" española, nunca tuve tanto calor en octubre en europa!)

M.Jesús Silva dijo...

A quien te enseña a volar no le olvidas nunca.
Besos otoñoprimaverales

ANTIQVA dijo...

Una historia muy bella, amiga, que has conjuntado con unas imagenes que hablan...

Feliz conjuncion

Un abraz0

wastedcherry dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
wastedcherry dijo...

Magníficas fotos, una fuente y un caballo de bronce son suficientes para maravillarnos y más cuando le imprimes a la foto el espíritu de Gregal que todavía cabalga en tus pensamientos.
Si yo tuviera el talento que tú tienes con la cámara, me iría a buscar un caballo de bronce y lo haría trotar como lo has hecho, claro que ya no podría ser el caballito de Manuel Tolsá que cómo ya vio Xavi, o mejor dicho ya no lo vio porque está bien tapado como con una caja, se lo cargaron unos seudorestauradores. Si yo tuviera un caballo de verdad, ¡mira que curioso! le pondría de nombre Siroco, Siroco es el nombre que siempre está en mi mente, así, como verás, ambas andamos muy aireadas

P.D.
Algo falló en mi primer intento de comentario, no lo suprimí adrede.

Krust dijo...

Preciosa la historia, esta vez basada en hechos reales con ese toque fantástico que siempre les das a tus paranoias. Me encanta la sucesión de fotos, especialmente la primera que sirve para ilustrar después la fuerza del texto.
Gregal, un nombre precioso para un caballo (posiblemente uno de mis tres animales preferidos, por tantas razones que como me dé por empezar no acabo, así que casi que me callo…), ah! Seguro que no ignoró tus muestras de cariño cuando le agradeciste que te trajera de vuelta desde la oscuridad: tu caballo, su jinete = dos pájaros de regreso a la seguridad del nido…

Un beso, Tesa.-

Óscar Sejas dijo...

Una cita maravillosa y digna ser apuntada y recordada. Me ha encantado la historia que has creado Tesa. Tienes un don para hacernos meter en el relato y casi casi escuchar a Gregal relinchando.

Abrazo fuerte.

virgi dijo...

A Gregal lo llevas en el corazón y sus relinchos te acompañarán siempre. Dicen que el caballo es un animal noble, inteligente, sensible y en tus palabras veo todo eso.
Querida Tesa, lo que cuentas es muy hermoso, a mí me hubiera dado una tristeza inmensa, mis apegos son excesivos, así que te admiro nuevamente.
Las fotos, fantásticas, tienes un olfato y un alma!
Besos, besos y más besos

Maman Bohème dijo...

Imagino lo que puede ser tener que dejar un animal al que quieres.
Ellos siempre tan nobles y con esos sentimientos escondidos de bichos...
Me encantaron esos reflejos que desdibujan como sueños y recuerdos vivencias queridas y llenas de añoranzas cargadas de amor.
Un súpermegaabrazo
No te digo que me encantó...pq me repito como el ajo...

Esmeralda dijo...

Me encantan tus reflejos, sean los que sean, ecuestres, de torres, es igual ...los bordas ... ahora a puntito de regresar a Barna, creo que voy a rescatar algún reflejo, si dejaste, de las torre Mapfre jajaja.
En cuanto a los caballos y su nobleza... me has hecho pensar en mi infancia. En casa teníamos un caballo, Percherón, ya sabes, no para montar. Mi padre me dada grandes paseos con él, era tan pequeña que apenas me veía encima, me quería y le quería con locura, cuando recibimos el gran batacazo mi madre lo mantuvo durante muchísimos años ... creo que él siempre supo que me tenía que proteger ... un gran animal que todavía me viene la lagrimilla cuando pienso en él..

Abrazos Tesa

tecla dijo...

Qué belleza de entrada, Tesa. Me has conmovido y no sé cómo expresártelo.
Yo también tenía un caballo en mi infancia, con ojos de azabache y me contemplaba en ellos.
También le abrazaba y le daba besos.
Tiempo ido.
Tiempo recobrado en el devenir de las palabras.
Las fotos entrañables y muy hermosas.

cirandeira dijo...

Uma bela cabalgada de texto y fotos!
El hombre es tan animal cuanto los caballos, pero no tienen la misma fuerza y dignidad
que los caballos, mi animal preferido em la naturaleza.

Gracias por tu comentário, los brasileños necessitamos de mucha fuerza, mañana sera um dia decisivo para nosotros!

Besos

DE-PROPOSITO dijo...

Deambulei por aqui.
E, desejo felicidades

MANUEL

Adriana Alba dijo...

Que ternura de historia y las imágenes como salidas de un sueño...ése sueño que todos anhelamos. Confiar, creer, y volar con las alas de un "Pegaso Gregal"
Es que los dioses* siempre acuden a nuestro llamado cuando los necesitamos.
MA-RA-VI-LLO-SO!!!

Besos miles querida Tesa.

RECOMENZAR dijo...

Hola querida
Una historia casi real me encantan los caballos ,De chica sentia pasion por el trote con el cual salia en mi despertar.
Paso el tiempo y ya no salgo mas.
Una historia real y conmovedora que sale de la magia de tu sentir cuando escribis....
Un abrazo desde este lado

LE CHEMIN DES GRANDS JARDINS dijo...

La gloire tient souvent à l'image et tous les politiques régnant ou ayant régné le savent. Ces silhouettes floues de conquérants, nous montrent aussi qu'ils ont leur part d'ombre, moins reluisante, mais que ce sont eux, aussi. Voilà la réflexion qui me vient en regardant tes superbes photos, Tesa.
Je t’embrasse.

Roger

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

Querida Tesa gracias por tus palabras,intento mimarme...pero...la vida últimamente me ha dado fuerte,siempre tengo la alegria de leer historias que maravillosamente cuentas, un abrazo fuerte.J.R.

Vivian dijo...

Mi estimada Tesa.
Si, estimada, y diré: Querida Tesa. (Porque me caes bien, porque para tal calificativo me digo a mí misma: ¿Vivian, te gustaría tener cerca a alguien así?
Y contigo respondo que sí, aunque estés por allá, por casa de las quimbambas!
Retomo: Mi querida Tesa, con una cámara y un poco de imaginación…¡No hay mundo que se te resista! Hasta te imaginé, con los pelos al viento (y los ojos cerrados) galopando por las estepas!
No, no te estás poniendo mayor; estás más reflexiva.
¿Sabes? Nunca he sido amante de los caballos, a pesar de haber nacido en el campo. Tampoco me gusta el mar (sí, ya sé, estás pensando que soy un bicho raro) No entiendo a esos que se sientan y miran horas, y horas, a ese montón de agua salada que guarda en sus fondos tiburones dientudos y cenizas de muertos cremados que creyéndose poetas pidieron los arrojaran como última voluntad…¡A mí, todas las merluzas me saben a muertos!
En fin. Eso.
Muy buenas las fotos.
Ahora dirás: Vivian…¿Viniste a hablar de tus gustos, o a comentar mi entrada?
…Bueno chica, un poco de todo. Es que me voy por las ramas, especialmente si es sábado.
Espero que estés bien…¡Feliz! (Por cualquier cosa, no importa qué, digamos porque estás viva, o floreció un cactus)
Me voy, tengo hambre.
Se te quiere por acá.
Besos

Tesa Medina dijo...

VIVIAN:

Me encanta que me cuentes cosas, y que lo hagas como si estuviérmos compartiendo una copa de vino y algo saladito, mira, ahí sí coincidimos.

Se me había ocurrido planificar mi entierro al estilo vikingo, con quema de barco incluído, y que todos los asistentes al sepelio fueran detrás en otro barco surrealista, al estilo de la peli de Fellini "Y la nave va"...

...Pero tienes razón, demasiadas cenizas en el mar, demasiados merluzos poetas para tan pocas merluzas frescas.

Así que me he hecho donante de todo lo que puedan aprovechar, el resto que lo quemen y lo esparzan donde les venga en gana, porque enterrada no, que soy claustrofobica...

... y tampoco me veo comprimida en una vasija al lado del televisor o aun peor haciendo dúo con uno de esos payaso terroríficos de cristal de Murano.

En fin, Vivian, que lo mejor es lo que me río con tus comentarios, que ya espero como una adicta.

Desde la quimbambas te mando un beso, y que sepas que yo también te quiero.

Madre mía, madre mía, si esto no es una declaración de amor, que venga el General de la foto con su espada y "desfaga" este entuerto.

Lis dijo...

Again, good storytelling with images that fit perfectly :-))
Well done :-))