TRANSLATE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

“Yo dejo que la cámara capture lo que quiera… allá tú si no me crees, no es responsabilidad mía” (Hiroshi Sugimoto)

20.1.12

Sin ti no soy nada


Sin ti no soy nada pensó con su cabeza de hojalata dispuesto a morir en aquella papelera. Las luces de Navidad vestían de colores su mortaja. El papel de regalo se lo llevó el viento dejando a Lilliput tiritando en su agonía.




 
Sin  ti no soy nada, grabó aquella mañana con sus manospinza en la silla del balcón antes de dar un salto mortal y lanzarse al vacío.



Sin ti no soy nada, dibujó en el aire como un acróbata celeste y se agarró a una rama amortiguando el cacharrazo contra el asfalto.

Caminó por las calles sin rumbo y una idea latiendo en su pecho de lata: dar con ella.



La criatura roja y cilíndrica con un solo ojo le cortó el paso. Y Lilliput tratando de llegar al corazón de su colega metálico halló un néctar dorado y espumoso que le aflojó los tornillos y le enturbió los pensamientos.



Sssin ti no sssoy nadaaa, cantaba tratando de esquivar  a las máquinas de enormes ojos que rugían entre las sombras.

No recuerda cómo apareció en aquel portal, subido a un cartón de vino Don Simón junto al bulto de un gigante debajo de una manta que le decía:
- ¡Tranquilo, coleguita, que aquí sanan el alma! Cuando abran, pedimos hora, que esto lo cubre la Ley de Dependencia.


Ahogada su resaca, que no sus penas, con el líquido con más cloro del mundo, cortesía de Aguas de Barcelona, reanudó la búsqueda.  




Dispuesto a llegar hasta las mismas puertas del infierno, Lilliput  henchido de pasión, levantó su puñopinza y arengó a los paseantes:

Clamé al cielo, y no me oyó.

Mas, si sus puertas me cierra,

de mis pasos en la Tierra

responda el cielo, no yo.


La buscó sin descanso  entre las ruinas, por la playa, en los parques...



¡Sin ti no soy nada, Mari Pili!, gritó en medio del paseo solitario, pegado a su sombra para sentirse menos solo.

De pronto un estruendo inesperado le hizo ponerse a buen recaudo. Un camión de la basura blanco y verde paró a unos metros de donde se encontraba. Dos hombres manipularon un contenedor de restos.

- Mira, Pepe, parece que alguien se ha deshecho de sus muñecas.

-¡¡Mari Pili!!

Sintió una punzada en su pecho de hojalata. Trato de darse cuerda y seguir al camión, pero la cercanía del mar había atascado sus mecanismos.



La posición de la silla del balcón con el nombre de Mari Pili grabado en el respaldo fue la pista que me llevó hasta mi pequeño Lilliput. Lo demás fue pan comido, que para eso me trago por amor los CSI de Las Vegas, Miami y New York cada lunes, llueva, truene o relampaguee.

Volví a sacar a Mari Pili del baúl de los recuerdos donde la había guardado en un arranque tonto de estética, y juntas bañamos a robotito para quitarle el polvo del camino.
Y así los dejé, con sus arrumacos y su poesía:
No me dejes, Mari Pili, porque yo sin ti no soy nada

18 comentarios:

Tesa dijo...

Hola, aquí os dejo un nuevo frikikuento.

Gracias a ñoco, por regalarme esta genial definición para mis paridas ilustradas.


Lo mejor de todo es lo que me he divertido ilustrándolo. Y las caras que pone la gente que me observa.

No quiero imaginar la fama de chalada excéntrica que debo tener en mi barrio.

Con Lilliput en una mano y la cámara en la otra nos fuimos a hacer una reconstrucción de los hechos para que quedara chulo este frikikuento de amor.


Gracias por seguir visitando este almacén de publicación tan irregular por mi falta de tiempo.


Prometo pasarme en cualquier momento por vuestros blogs y ponerme al día.

Dejo besos para repartir.

Ah, os adelanto que el próximo frikikuento, tendrá nuevos protagonistas.

Mos dijo...

Ay, Mari Pili, digo ay, Tesa! Yo sé que te lo pasas pipa con tus montajes para los frikicuentos. Habría que verte por Barcelona City con tu cámara y tus criaturas buscando el mejor escenario.
Muy bueno lo de la criatura cilíndrica y roja de un solo ojo y que hizo que se le aflojaran los tornillos a Liliput.
The power of love, es decir, el poder del amor entre corazones solitarios. Me encanta! Es que es un amor universal; sin tapujos, sin prejuicios, multiétnico (lo digo por lo de la piel de hojalata de él y la de goma de ella), libre, apasionado, intenso, perdurable y friki. Esto último ni es bueno ni es malo. Depende del grado de frikiedad (me acabo de inventar este palabro)que sepamos comprender.
Y es que las canciones de amor lo dicen todo: "Sin ti no soy nada" o esa que dice "Para la ternura siempre hay tiempo".
Me gusta, Tesa. Deja que tus chicos se acurruquen y se digan cosas bonitas al oído. Que vivan, ajenos al temporal, su historia de amor sin barreras. Ah, si quieren agua mejor agua mineral porfa. :):):)

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Francisco Machuca dijo...

Haces real los sueños infantiles para nosotros,los niños perdidos.Haces real lo posible,sí,digo lo posible y ahora lo sé después de ver,sentir y leer estos encuentros de tus últimos post.

Un fuerte abrazo y un millón de besos desde las estrellas.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

Eres muy creativa,me lo he pasado en grande en tu cuento,un abrazo.J.R.

Sam dijo...

¡¡¡Qué bonito, Tesa!!!

Siempre nos regalas cosas buenas.

Esa fama... ¡te la tienes bien ganada! ¡Y que dure!

Un abrazo

JValentina dijo...

Preciosos esos montajes que ilustras con tus bellas palabras que nos hablan ..ese cuento para los que nos sentimos niños aun.
sin ti nos soy nada..!!!!ni esa figura de hojalata ...!!!
Mil besos amga

Ada dijo...

Qué bonito!! Siempre he sabido que se puede llegar a morir de amor y que es inversamente proporcional a no morir de amor por mucho que lo creas. Me alegra que estos dos tortolitos se reencuentren...Chin-Chin por ellos!!
Besos

LA NOVIA dijo...

Excelente, esto es verdadero trabajo de campo!!!!!!
Una maravillosa histoia de frikiamor!!!!

Me encantó pasar por aquí

Te dejo un beso

elisa gulminelli dijo...

te imagino paseando por las calles con la cámara y el robot, imagino la mirada de la gente, y el cuento se hace todavía más divertido.

ñOCO Le bOLO dijo...


· De regalos nada... vamos al 50%, que el negocio es el negocio...
Hay historias de amor que perduran. Cuida que no se oxide su corazón de lata.

· BPdMyN

CR & LMA
________________________________
·

Tesa dijo...

ÑOCO: Ni se me había pasado por la cabeza que pudiera hacer negocio con los frikikuentos, pero si sucediera o sucediese, cuenta con tu parte, faltaría plus.

Un abrazo,

Tesa dijo...

SAM: hoy merodeando por tus blogs, descubrí a Solaris, así que muchas gracias.

Y ya sabes, necesito la fantasía y una pizquita de locura para desdramatizar y seguir adelante. Y eso es lo que pretendo con mis frikikuentos.

Un abrazo, Sam.

David C. dijo...

Que chévere.

Tris dijo...

Ayyyy! que bien que nos dejas... con tus "alucinantes" frikikuentos.

petonets,
b.

Laura Uve dijo...

Buenísimo... que divertido, que imaginación...... y qué fama debes tener por el barrio, sí.

Un abrazo!!

Raquel dijo...

¡Qué bueno!

Perlita dijo...

Preciosas fotografías como siempre Tesa. Además, ese fragmento del Tenorio, se queda en mantillas al lado de la poesía que emana cada pie de foto. Buenísimo el conjunto...¡Vaya si hubiese un sitio donde se sanase el alma...!¿Cómo hiciste el muñeco que se parece al hombre de lata del país de Oz?
Un fuerte abrazo, Carmen.

wastedcherry dijo...

Ese tenorio de hojalata derrite el corazòn no sòlo de Mari Pili. ¡Ah! què bueno que la volviste a sacar del baùl, a mì me parece de lo màs hermosa, sabes.