TRANSLATE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

“Yo dejo que la cámara capture lo que quiera… allá tú si no me crees, no es responsabilidad mía” (Hiroshi Sugimoto)

8.11.11

Historias mínimas lisboetas, primera

Los viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos. (Pessoa)



Con la curiosidad propia de un niño inspeccionaba la estatua, desde las orejas a la pajarita sin dejar de pasar un dedo enguantado por el puente pulido de la nariz o la rugosidad del bigote.

Después de un buen rato investigando, decidió sentarse al lado de Pessoa e imitar su gesto, imperturbable a los ruegos de su madre de continuar camino, concentrado, terco, perfeccionista.

En otra toma clava la expresión y el aleteo de las manos, pero en esta me pareció oír la confidencia del poeta al niño que lo imita:

No tengo ambiciones ni deseos.

Ser poeta no es una ambición mía.

Es mi manera de estar solo.



Si te apetece ver algunas fotos más de Lisboa clica aquí:

16 comentarios:

JValentina dijo...

Los niños siempre serán curiosos..es grato verlos contemplar cosas que a nosotros se nos pasa por alto.
Bonitas palabras:
No tengo ambiciones ni deseos!!
..esos son palabras que solo puede decir un niño.
Bonita entrada Tessa..
te dejo un abrazo grande

Tesa dijo...

JValentina: hola, ahora me voy rauda a ver tus fotos con poema incluido. Que tú si que sabes.

Los niños tienen sueños y fantasías y Pessoa parece que no tenía deseos ni ambiciones, será cosa de poetas.

Un abrazo, JValentina.

.........................

HOLA A TODAS/OS

Tengo el Almacén tan abandonado que Gato y niño amarillo se han largado a dar la vuelta al mundo.

Que calculan que es el tiempo que necesito para saber qué es lo quiero, ahora que ya sé lo que no quiero y me ha costado un porrón de años averiguarlo.


Viajar me permite desconectar y encontrar esos otros mundos que, como decía Eluard, están en éste.
Y estoy de acuerdo con Pessoa, tal vez viajando veo lo que soy.


Sé que os tengo muy abandonados, pero esto lo soluciono ya.

Muchos besos a repartir.

Sam Ordet dijo...

Pessoa... Lisboa... ¡Buen plan! Me voy a ver más fotos a tu otro blog.

Un abrazo, Tesa.

Chus dijo...

Hola Tessa.

Tu como siempre tan intelectual!!

Bonita tu foto y profunda tu reflexión.

No he podido ver tus fotos y me hubiera gustado
Un besazo

TriniReina dijo...

El otro día, alguien me dijo que Pessoa jamás había tenido amigos. Quizás este niño lo supiera y decidió remediarlo.

El poema de Pessoa al que pertenece esta estrofa, es uno de mis favoritos.
Será porque estoy totalmente de acuerdo con lo que dice.

Besos y viajes

Mos dijo...

Qué bueno viajar, Tesa. La primera vez que fui a Lisboa fue de luna de miel con mi chica y de eso hace ya 28 años. Después hemos estado otras dos veces más y siempre encontramos una ciudad con encanto, multiracial,bohemia, hermanada al mar y hospitalaria.

Los niños. Los niños son curiosos y atrevidos por naturaleza. Tal vez su curiosidad le haya llevado a la estatua de Pessoa y después le lleve a su poesía. Tal vez, con el tiempo, se enamore de la poesía y se contagie de las mismas ambiciones que el maestro. O tal vez descubra la poesía, cierre los ojos y, por un instante, sepa ver esa comunión íntima que sólo la poesía sabe transmitir.
Dejemos que el niño decida su camino. Tal vez el poeta le haya pasado toda su sabiduría en ese día lluvioso de otoño.

Un abrazo de Mos desde mi orilla otoñal.

Francisco Machuca dijo...

Puedo decir que El libro del desasosiego de Pessoa ha sido uno de mis libros de cabecera durante muchos años,mi querida Tesa,y veo que en tus últimas entradas cita a este singular poeta nunca publicado en vida.Me encanta su poesía,tanto como estas entradas llegas de poesía.

Besos,amiga.

wastedcherry dijo...

Parece que el pequeñito, por un encanto o un encuentro en el tiempo estallado, se hubiese convertido en un heterónimo de Pessoa y repitiese para sí:
El misterio de las cosas, Dónde está?
Si apareciese, al menos,
para mostrarnos que es misterio
qué sabe de esto el río, qué sabe el árbol?
Y yo, que no soy más, qué se yo?
Siempre que veo las cosas
y pienso en lo que los hombres piensan de ellas,
río con el fresco sonido del río sobre la piedra.

P.D.
Va, Tesa, ¿en ese lugar te tomaste el café en memoria de Laura?

Con tinta violeta dijo...

Los niños siempre conectan con lo interesante. ¡ellos sí que saben!
Besos!!!

Ada dijo...

Lisboa y la melancolía, dicen que allí todo es triste, tengo muchísimas ganas de conocerla.
Los versos del sabio poeta parecen un mantra que se repitiera todo soñador y lector de poemas; Ser poeta es mi manera de estar solo. Todo poeta conoce esa soledad y vacío, ese mirar y replegarse, esa manera de dar tanto y que reconocen sólo unos pocos.
Me alegra que hayas descansado y disfrutado del viaje.
Besos

David C. dijo...

Esas 3 líneas del poeta me dejan reflexionando.

Raquel dijo...

Ahí me senté, a su lado. Le dije lo mucho que me gustaba leerle.
Ahora voy a ver más fotos.
Un abrazo

ñOCO Le bOLO dijo...


· Eres capaz de hacerle un robado a una indefensa escultura de bronce... ¡cómo eres! Menos mal que con el niño al lado (muy bien, por cierto) Pessoa ni se queja.

· besos niquelados de morera

CR & LMA
________________________________
·

Laura Uve dijo...

Qué razón tiene Pessoa. La foto me gusta, me hace gracia los obstinados que son los niños cuando algo les llama la atención....... Lo sé.....

Besos!!

Maru dijo...

Me encanta Fernando Pessoa, sus palabras a veces me identifican mucho.
Lindo Portugal.

saludos


http://lulurulitos.blogspot.com

Común dijo...

Hola!!
Qué buena frase: “viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos”, me encanto, soy una viajera incasable, así que la tomo prestada….
Buena semana y un abrazo de oso.