TRANSLATE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

“Yo dejo que la cámara capture lo que quiera… allá tú si no me crees, no es responsabilidad mía” (Hiroshi Sugimoto)

16.5.11

El enigma del cinco, la isla de Manhattan y la fecha de caducidad



-Tiene que ser un mensaje, ¿si no cómo te explicas que sueñe algo tan raro?

-¿Un mensaje del número cinco? Dice mi pareja en tono burlón.

-No sé de quién es el mensaje, pero reconocerás que no es normal soñar algo así.

-Tus sueños no son normales, cielo.  Siempre me sorprende que recuerdes qué sueñas con tanta precisión.

Ajeno a mi desasosiego, le da un bocado a la tostada mientras consulta la agenda.

-¿Me estás escuchando?

- Te escucho. Has soñado que...

“...el cinco no es una aberración matemática, es un enigma atrapado en las proporciones de la isla de Manhattan”.

-¿Y?

-Genial y raro. ¿Por qué no escribes un cuento?

- Pero ¿por qué el cinco? Ni siquiera me gusta ese número.
Vuelve a su agenda sin más. Ya son muchos años juntos. Y sabe que diga lo que diga seguiré con mi obsesión hasta que encuentre una respuesta que me satisfaga.
Mientras me ducho, me visitan los cinco lobitos, tiene la loba. Los Jackson Five mueven las  caderas en la alfombra del baño… Me visto. Asisto con Delibes a un velatorio en Cinco horas con Mario. Me voy de aventuras con Los cinco, de Enid Blyton, recuento los cinco dedos de las manos, pinto de escarlata las cinco uñas de cada pie y  chequeo los cinco sentidos corporales.
Escribo el número... y  ¡vaya! el C-I-N-C-O  tiene 5 letras. Y es el único número que concuerda su numeral con las letras que se necesitan para escribirlo.
No sé, no me convence…
Los musulmanes oran cinco veces al día, una barbaridad. Yo, ninguna, ¿una temeridad?
Salgo a la calle con la obsesión viajando por mi mente. Sumo los números de las matrículas de coche.  Multiplico por cinco el precio del pan y del periódico. 

Regreso a casa, escucho música, trato de leer, pero no puedo concentrarme. Miro fotos de New York  y…



¿Y si la clave no es el cinco sino Manhattan? Consulto la Wikipedia. Nada. Nada. Nada… ¡Alto ahí!

La isla de Manhattan tiene 21,5 kilómetros de largo

Recuerda, nena, me digo “… el enigma  está atrapado en las proporciones de la isla de Manhattan” Entonces, ¿el cinco? Pura maniobra de distracción. Estoy harta de verlo en las pelis de espías.

La tarde antes del sueño, había comentado con una amiga que me gustaría saber mi fecha de caducidad. Y ahí está. Un regalo de los hados del subconsciente.

57 + 21,5 = 78,5  

Concretamente septiembre de 2033. Me quedan poco más de 21 años. Una vida o un suspiro. De momento voy seguir al pie de la letra lo que decía Voltaire:
“El arte de la vida consiste en hacer de tu vida una obra de arte” 
Así que voy a intentarlo con mucho humor, ternura, empatía, creatividad y un toque de locura. No pienso perder el tiempo.



Ay, minino de mi corazón, y tú más extravagante. ¡Tiene tela el modelito!

¿Te gustaría saber tu fecha de caducidad? ¿En qué cambiaría tu vida?

23 comentarios:

Tesa dijo...

Es cierto, mis sueños son surrealistas, me han ocurrido muchas historias surrealistas a lo largo de mi existencia,¡como no me voy a tomar en serio un sueño como éste!

No estaría mal como epitafio

“el cinco no es una aberración matemática, es un enigma atrapado en las proporciones de la isla de Manhattan”

Al menos arrancaría una sonrisa o invitaría al juego.

Os dejo un montón de besos, y, si os apetece, contestad a la pregunta del final.

Gracias,

elisa gulminelli dijo...

nooooooooo!!!!! quiero que la fin del mundo (o mi propio fin, que para mí sería lo mismo, no?) me sorprenda, así, rapidito...ahora estoy... ahora no estoy más... pouf!

O SuSo dijo...

Primero decirte que he tenido que poner los 5 sentidos para poder seguir el post.

Menudos sueños te gastas, en lugar de ovejitas.

Con respecto a lo de la fecha de caducidad, personalmente no quiero saberlo, lo que si me gustaría es ser capaz de vivir cada día como si fuera el último, y despertar cada mañana como si acabara de nacer, con la cuenta a cero...

Me cojo 5 de esos besos para mi.

Krust dijo...

Tus sueños harían las delicias de Buñuel, jejje!
Mira, odio el nº 5, será porqué me persigue: en el número de DNI, en la matrícula del coche, en el telefono fijo y en el movil, todo plagado de cincos, pero tantos que no te lo creerías...
Hace un par de años (como pasa el jodido tiempo cuando tienes fecha de caducidad como los replicantes de "Blade Runner") recorrí esos 21.5 km. de Manhathan a pie, y no una sino cinco veces como mínimo. Y te aseguro que no es broma!!!

Si no habéis estado allí todavía, NY no existe todo es Manhathan, coge a tu pareja de la solapa y perderos en la gran manzana. Puede que sea un sueño premonitorio...

Saludets ;-)

Samuel dijo...

vaya, Tesa, me has dejado sin palabras!!! Yo intentando bajar un documental sobre Buñuel y tú con estos sueños increíbles... Un abrazo

Tesa dijo...

KRUST: Las dos fotos (con algo de fotomontaje) son del viaje a NY que nos montamos en 2009 con la excusa de llevar 20 años juntos. Me refiero a mi pareja no a Gato.

Hasts nos intercambiamos en el EMPIRE unos anillos de acero. No estábamos solos como en las pelis, pero fue romántico y divertido.

Si te fijas en la segunda foto nos verás en un autorretrato reflejado de entonces.

También caminamos los 10 días como bestias pardas. Un beso,

elisa gulminelli dijo...

chanel nª 5?

JValentina dijo...

vaya Tesa..me has dejado pensando..y no me quito de la cabeza el 5.
Pero la verdad es que no me gustaría saber en mi fecha de caducidad ...a veces sin pensarlo me como las latas caducadas y están muy buenas así como los yogures...jejejje.
tus sueños son verdaderamente para pensar..
una entrada muy buena amiga
besos

Tesa dijo...

ELISA: Tú como Epicuro, que decía “la muerte no me concierne porque cuando ella viene yo ya no estoy”

Mira que olvidarme de Chanel nº 5. Me encanta ponerme unas gotas cuando hace frío. Es un perfume al que le va el invierno. Un beso,

Tesa dijo...

SUSO: es que eres un soñador. Quien pudiera despertarse cada mañana con el entusiasmo y la curiosidad de un niño. Y que la vida nos pareciera un reglo por estrenar cada mañana. Un abrazo.

Tesa dijo...

CABOPA: gracias por tus palabras, me ayudan a seguir intentando esto de crear o lo que sea que intento. En cuanto a la fecha de caducidad, espero que me ocurra como a los yogures y tenga un tiempecito más de prórroga.
Por cierto, en el internado nos daban los yogures caducados de CLESA y casi nunca salían malos. Les hacíamos la prueba de la cuchara. Se la pinchas en medio, y si se aguanta es que está bien. Espero que a mí no me pinchen para comprobar mi estado. Un beso grandote.

Tesa dijo...

SAMUEL: Buñuel tiene un surrealismo más oscuro que el mío. A él además creo que le marcó la religión, por mí ha pasado sin dejar huella, gracias a Dios.


Quizá me identifico más con algunas historias de Berlanga, aunque me gusta el cine de los dos y por supuesto con Cuerda y su “Amanece que no es poco”.

Un abrazo, Sam.

Tesa dijo...

JVALENTINA: Cuidado con la latas caducadas, los yogures no hay problema.

Por cómo buscas la belleza en tus encuadres creo que eres una persona vital y romántica como yo, pero no estás chiflada. Un beso.

Álvaro Dorian Grey dijo...

uhmmmmm ese cinco.... qué será
Saludos y salud

Chus dijo...

que fuerte Tesa!!!. Menudo sueño y menudas elucubraciones te han proporcionado!!. Me has dejado sin palabras.

En el fondo ojalá, sea verdad, porque por lo menos sabes que hasta los 78,5 estarás aquí. Que no está nada mal, ¿verdad?. Te lo dice una que su perspectiva es de 6 en 6 meses. Así que mas de 20 años imaginate lo que para mi supondría!!!.

No me gustaría para nada saber mi fecha de caducidad. Es preferible vivir el presente y lo que tenga que sonar sonará.

Un besazo.

P.D. Sigo pensando en tu sueño, menuda forma de razonar! con razón dice mi marido que que complicadas somos las mujeres algunas veces.

Tris dijo...

Cinco letras para una palabra que se valora por cinco.
Para mí, el Cinco significa un “sufí” en las notas del cole. Yo, primera fan del “sufí”. Jajaja
Como siempre, Tesa, me haces sonreír y reitero tu magnifica imaginación… de un simple numero –para mí un magnifico y salvador “sufí”- creas una historia.
Cinco besos enormes, cinco abrazos, cinco sonrisas, cinco…

bea.

Perlita dijo...

Tesa:
Original, astuta, alegre,artista e inteligente...¡cinco adjetivos te aplico! Pero...aquí el cinco se queda corto porque tienes un montón de epítetos más que adjudicarte.
¿Gato te dice chiflada? ¡Vaya psicólogo este gato...! Para mí que no acierta, lo que pasa es que él no entiende de profundidades anímicas, ni intelectuales, ni mucho menos de cualidades adivinatorias...¿Cómo se te ocurre ese vaticinio de tu fecha de caducidad? ¡Me niego! No seré yo la que haga tal cálculo porque me entrarían sudores aunque tengo asumido que con unos "veintipocos" años, ya me doy con un canto en la espinilla si los vivo. Nada: hay que ver grandes a los nietos.

Crea un partido político que aunque sea de izquierdas, te voto. Seguro que sería bueno. Sin extremismos fanáticos, con algo de esa chifladura que pregonas tener pero que no por eso dejan de ser divertidas.
Un beso y que sigas muchosss añosss deleitándonos. Carmen.

TriniReina dijo...

No, no me gustaría conocerla, prefiero que me sorprenda y a poder ser, que sea algo fulminante. Aquí estaba y se fue...

Me ha gustado tu texto:)
Precisamente ayer comencé a leer "Caperucita roja en Manhattan" de Carmen Martín Gaite.
Querrá esto decir algo:)


Besosssssss

Mos dijo...

Va a ser que no. No quiero saber mi fecha de caducidad aunque, eso sí, que sea larga, laaaaaaarga. Bueno, tampoco, tampoco demasiado larga porque llega un punto que si dependes casi todo de los demás para qué. Digo yo.

Vaya sueño con el cinco, nena. Yo prefiero el siete o el tres.
De todas formas, ojalá que hubiera muchas chaladas como tú (aunque fueran de izquierdas). Me ha hecho gracia "lo de izquierdas" de mi paisana Perlita. :):):):):):)
Sigue soñando y a ser posible en rojo.
Un abrazo de Mos desde mi orilla.

wastedcherry dijo...

A mí no me gustaría saber mi fecha de caducidad, aunque la intuyo, no creo que esté muy lejos, pero de cualquier forma no quiero pensar en ello, lo que sí me gusta mucho pero mucho es leerte después de un pesado día de trabajo, pues invariablemente me sacas una sonrisa, ¡qué digo, me sacas cinco! así que te dejo este último misterio numeral de tarea para no olvidar mi época de maestra :)

Luisa dijo...

Lo que me pille, que lo haga vestida con una gotita de Chanel nº 5, como dormía Marilyn Monroe.

No, no quiero saber cuándo será mi hora. Saberlo creo que cambiaría mi vida para peor. Me obsesionaría con las cosas que me quedan por hacer y querría atesorar instantes con los míos. Los agobiaría con mi cariño y no me daría tiempo para soñar. La ignorancia, a ese respecto, es más sana. Soy cobarde, Tesa. Prefiero no saber nada.

Buena historia la tuya. Yo hace mucho que no sueños, desde que me cambié de casa hará unos cinco años.

Un beso muy fuerte para ti y Gato.

Ada dijo...

Me ha encantado este laberinto.
Supongo que es tentador poder averiguar hasta cuándo estaré por aquí. Pero por otra parte me limitaría, así es más fácil, no necesito hacer calculos porque no conozco el tiempo.
El cinco en numerología se asocia a las personas con acción e inquietud, aventureras. Es el simbolo de la libertad. También son impacientes y toman decisiones precipitadas, a veces están desontentos e insatisfechos. El cinco es compatible con el ocho y combinan la fuerza y la generosidad.
Quizá tu sueño tenga que ver con todos esos rasgos que marcan al número dentro de una isla que simboliza la libertad. Yo le añadiría a esa estatua que preside la isla una margarita de cinco pétalos.
Besos.

ñOCO Le bOLO dijo...


· Y cinco son los colores del arco iris, y las maravillas de la tierra, y las hijas de Elena, y los sabios de Grecia. Cinco son los versos de un cuarteto, y de un serventesio. Cinco es el valor del número Pi, y del logaritmo neperiano. Cinco son los pecados capitales y las capitales del estado. Cinco es la Cuatro y Antena 3, y la Primera con la Segunda. Cinco son los pedales de una bicicleta y las manos de un atleta.
Cinco, lo que tú quieras.
Me voy a soñar... cinco veces.

· Cinco besos niquelados en rojo

CR & LMA
________________________________
·