TRANSLATE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

“Yo dejo que la cámara capture lo que quiera… allá tú si no me crees, no es responsabilidad mía” (Hiroshi Sugimoto)

22.4.11

¡Marchando una de felicidad en píldoras!

Ser feliz todo el tiempo es tan agotador como ser siempre ingeniosa, lucir esplendida cada minuto, ser la mejor madre del mundo, la amante más seductora, la amiga incondicional o la colega más divertida.
Decía Kant, el filósofo alemán, que la felicidad no es un ideal de la razón, sino de la imaginación.
Los españoles nos confesamos felices en sondeos y encuestas por abrumadora mayoría.
¿Somos tan felices como decimos o tenemos mucha imaginación?
Si somos tan felices, ¿por qué consumimos ansiolíticos y antidepresivos por encima de la media europea? Sin contabilizar el alcohol, el ansiolítico preferido por los varones hispanos, las compulsiones consumistas y otras sustancias psicotrópicas que no se expenden en la farmacia.  
Lo que sí somos es una sociedad con el bienestar resuelto: techo, alimento, higiene, sanidad, educación… y también con escasa tolerancia al fracaso.
La soledad y la incomunicación nos están convirtiendo en seres frustrados y quejicas, una paradoja en esta era intercomunicada por redes y aparatos y con acceso a toda la información y entretenimiento que seamos capaces de digerir o soportar, pero en la que cada vez hablamos menos cara a cara.
Las pastillas pueden adormecer el tedio, pero el tedio sigue ahí, agazapado.
Con lo que está pasando en medio mundo ¿de qué nos lamentamos tanto?
“María de la O, que desgraciadita
gitana tu eres teniéndolo too.
Te quieres reír y hasta los ojitos
los tienes morados de tanto sufrir”
Hemos convertido la tristeza, un sentimiento normal, una emoción del ser humano ante una pérdida, un desengaño, el desamor, “un dolor del alma”… en depresión. Los contratiempos de la vida, en patologías. Los miedos personales, en traumas infantiles, juveniles, postvacacionales o síndromes varios, entre los más socorridos los paterno-filiales…


Y, disculpad la impertinencia, pero a partir de una cierta edad, pongamos los 30 en plan generoso, lo que nos ocurre o deja de ocurrir depende de las decisiones que tomamos.

Porque como decía Buda, el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional.

Y como dice Gato, que me ha mandado una postal allende los mares, la vida es como una montaña rusa con ascensos lentos y caídas violentas.

A mí este Gato me hace pensar y creo que entre elevación y descenso voy a disfrutar todo lo que pueda, llorar como una magdalena cuando me dé la gana y no tomar pastillas. Pero tampoco tomarme demasiado en serio.

21 comentarios:

Tesa dijo...

Leí un artículo sobre el abuso de fármacos en general y el de ansiolíticos y antidepresivos en particular en que se decía que la mayoría de gente ya no quiere terapias, ni llegar al fondo de lo que le ocurre, que lo que exige al médico son pastillas.

Una solución quiero, como decía un anuncio en los años noventa. Y la quiero ya, sin que me cueste ningún esfuerzo.


Algo debo estar tramando, porque últimamente estoy de un reflexivo paliza, que ni os cuento.

Me ha salido un poco largo, pero lo podéis leer en varias veces, como las series.


Muchas gracias a todos los que pasáis por este Almacén, y besos para repartir

Con tinta violeta dijo...

Todo se acabó cuando empezamos a desterrar del diccionario algunos vocablos: paciencia, perseverancia, esfuerzo, y también ¿porque no? generosidad, esperanza, gratuidad...Coincido en que buscamos respuestas rápidas e inmediatas y nos hemos vuelto vagos. Aunque siempre hay alguna mirada "felina" que nos recuerda que hay otras formas...aventureras para ser felices.
Besos guapa!!!

Mos dijo...

Es cierto eso de que somos una sociedad con el bienestar resuelto. Tal vez por eso nos cuesta asumir ciertos desajustes, ciertas dolencias interiores, ciertas insatisfacciones y tiramos tan rápidamente de las pastillitas milagrosas.
Y nos equivocamos de lleno.
Nos equivocamos porque ,como dice el gato viajero y sabio, la vida es como una montaña rusa.... y no todos están preparados para la caída vertiginosa que, a veces, llega cuando menos te lo esperas.
Sí que tiene que ser agotador y aburrido ser feliz completamente, en todo momento y poner cara de felicidad a todas horas. Prefiero ciertos altibajos que te hacen saborear más los buenos momentos. Pasar de las pastillas "happy" y esquivar lo mejor que sepa los malos tragos.
Muy chulis las composiciones, Tesa.
Un abrazo de Mos desde mi orilla.

cabopá dijo...

Este almacen de los días perdidos se ha convertido en un "despacho de reflexión"...Te ha salido una crónica del alma, donde repartes consejos y certezas de la mejor manera expresadas...
Me encantan las fotos y su composición. Amiga, eres una "chiflada" como dices en tu perfil con mucha imaginación.
Besicos.

elisa gulminelli dijo...

es raro encontrar del otro lado del mar a alguien que piense y sienta tan parecido. siempre le digo a una amiga depresiva, o a otra quejosa, que la vida está hecha de subes y bajas. que hay que aprovechar los subes y saber que los bajas no duran para siempre. y que si, pasan cosas tristes...pero eso es la vida. por suerte dios (en el que no creo demasiado pero al que invoco cuando lo necesito) , me regaló el optimismo. y yo hago lo posible por alimentarlo.
estuve leyendo (en realidad era un video de youtube, creo) que las empresas farmacéuticas, cuando tienen una nueva droga que tienen que vender, inventan un síndrome y estadísticas que convencen a muchos de que lo padecen. los convencen de que no están tristes por alguna razón que el tiempo y la paciencia se encargarán de curar, sino de que padecen de una depresión que no solucionaran sin remedios.
como vez estos temas me enervan ... y me pongo a escribir largo también. la salud es la nueva religión llena de falsas promesas (si no bebo, no fumo, camino llevo vida sana etc, etc seré eterno) la mala noticia es que aunque hagamos todo bien, moriremos. la buena noticia es que estamos vivos. vivamos entonces!!!! besos!!!!!

Samuel dijo...

VAya, Tesa, Gato ha reflexionado mucho y bien...

Es verdad, ahora si hay un contratiempo, ¡pastilla al canto!, la vida es pelín montaña rusa, y de eso no los librará ni la industria farmacéutica entera!!! Quizá antes se fomentaba más la paciencia, y la perseverancia, y la fe en uno mismo, pero ahora, en esta agitación moderna, con tanto ruido y furia, ¡qué difícil!.

Menos mal que aquí en tu almacén nos das cordura, luz y calidez.

Un abrazo.

Luisa dijo...

Hola, Tesa.
Reivindico lo de "llorar si me da la gana y no tomar pastillas". De hecho no he tomado jamás ningún ansiolítico, considero que mi locura es, por naturaleza, mi único encanto. Por eso lo cultivo a diario; respiro humo de cigarrillo y bebo café a espuertas. Y mira, me va bien con ese tratamiento de belleza. Sin embargo, reconozco que me he vuelto algo quejica con los años. Lógico, por otra parte; me suben el tabaco y me engañan con el café (viene cada vez más flojo).

Buen filósofo nos ha salido Gato. Las postales que te ha mandado son una maravilla. ¡Qué majo es este chico! Dale un par de besos.

Uno muy fuerte para ti.

TriniReina dijo...

Sobre la encuesta decir que, quién dice la verdad en las encuestas?... Nosotros, los españoles, tan pendientes del qué dirán...

Acaso confundamos felicidad con bienestar, acaso ni sepamos lo que es en sí la felicidad.

Oye, que me has puesto a pensar y tengo media recaca de anoche. Que conste que no bebí para olvidar, ni por sentirme triste ni mucho menos sola, bebía para alternar y sensillamente compartir unas risas y una buena charla con los amigos:)
Recuerda que también los hay que se regodean en el sufrimiento y en las penas, propias y aajenas.

Besossss

Francisco Machuca dijo...

Pura magia,es lo que siento cada vez que entre aquí.Las imágenes,las palabras.Es domingo,llueve,el día es muy,muy gris y ya veo a ese gato sobre mi ventana y me alegra el día.Pocas veces siento esta sensación a diferencia de cuando entro aquí.
Besos y un fuerte abrazo.

Tesa dijo...

A TODAS/OS:

Veo que todos coincidís en que no hemos vuelto muy comodones y que ya no se valora el esfuerzo, la perseverancia y queremos ser "happys" todo el rato sin dedicarnos a ello.


Y también en que hay mucha gente instalada en la queja y en la pena, que les da hasta rabia que tengamos buen talante y nos riamos de nosotros un poco y aceptemos la vida como viene con su mayoría de altibajos y sus pequeñas cumbres.

Y también estamos de acuerdo que:

donde se ponga una o tres buenas copas entre amigos, una rica comida, unas risas,y un cigarrito para los que no lo habéis tenido que dejar, yo ya no fumo, buahhh!,
que se quiten las pastillas.

Y sí, como dice Trini, a los españoles les importa mucho el que dirán y digo, les, porque a mí me la repampifla.

Muchos besos, gracias por leeros esto tan largo. El próximo irá cortito.

BACO dijo...

Bien por las reflexiones y por las imágenes que las acompañan.
La vida es como la senda por una montaña: subes y bajas, asumes y sigues, paras y reflexionas, a veces te dejas llevar, a veces coges las riendas de tu destino.
Pero siempre, como dices, hay que tratar de sacar lo máximo de ella, de disfrutarla en cada aspecto; porque una cosa sí está clara: la vida se acaba. Por eso no hay que dar un sólo segundo a la amargura por lo intrascendente.Ni buscar una explicación en cada lágrima.

Bella cueva la tuya, Tesa.

Besos

ñOCO Le bOLO dijo...


· Por supuesto, tus fotos tienen el sello de calidad habitual. Hoy presto atención a tu reflexión. Es cierto que vivimos en una cómoda sociedad que no valoramos, y menos valoramos aún a costa del sufrimiento de quién, obedecen nuestras comodidades.
Los dolores del alma, cuando se convive con ellos, no resultan una tragedia ¡absolutamente insoportable' pero, desgraciadamente, y en algunos casos, se convierten en sucia mercancía con la que negociar afectos y chantajes emocionales... cuando no de otro tipo.

Me ha gustado...

· Besos perfumados de morera

CR & LMA
________________________________
·

Raquel dijo...

Un gusto poder estar de nuevo contigo

Krust dijo...

"La soledad y la incomunicación nos están convirtiendo en seres frustrados y quejicas, una paradoja en esta era intercomunicada por redes y aparatos y con acceso a toda la información y entretenimiento que seamos capaces de digerir o soportar, pero en la que cada vez hablamos menos cara a cara."

Extraigo esta perla de tu interesante post para que luzca de nuevo, creo que vale la pena volverla a leer y reflexionar sobre ella; pienso que ni Gato mismo tiene idea del bien que hacen estas palabras, a las brillantes respuestas de tus perdidos visitantes me remito...
Cada vez disfrazamos más los sentimientos, sí, y pensar que la solución podría ser bien sencilla, quizás solo deberíamos tocarnos un poco más...

Salut!

Perlita dijo...

Preciosas esas composiciones de artistaza.. La del día 10, también con ese simpático gato de observador impenitente. Me gusta.

Las reflexiones, acertadas y comparto casi todo. El dolor es inevitable pero yo creo que no se puede disociar del sufrimiento, aunque digas que es opcional al menos los que le damos demasiado a la bola.Por otro lado...¿cómo poder estar incomunicado? Creo que no podría vivir sin la gente para bien o para mal.
Lo de tomar ansiolíticos...Donde se ponga una buena parrafada a manera de rollo a quien quiera escucharnos o una buena llantina a tiempo, fuera ansiolíticos. Desde luego, sé que hay quien los toma por pura necesidad, pero no deja de ser una desgracia. Tengo la manía -descubriré un secreto- de no tomar ninguna clase de pastilla cuando no tengo más remedio de hacerlo, a partir de las siete de la tarde. Manía gorda.
Besos, Carmen

Ricardo Miñana dijo...

Es un placer pasar por tu casa,
si te gusta la poesia te invito a mi blog.
que tengas una feliz semana.
un abrazo.

Guillermo N. A. dijo...

.
Tal pareciera que ser feliz es, hoy por hoy, una obligación... Y literalmente nos "venden" uno y mil artículos, tratamientos, recetas para, oblicuamente, ser felices... Esto es de todos conocido...
Sin embargo, no tan mencionado, es el hecho de que si no "tienes", no "haces", no "perteneces", no "consumes"... no "persigues", no "buscas", no "compras"... entonces te corresponde ser infeliz... y ser infeliz, más que hallar la felicidad, es hoy por hoy, el "status" más infame y amenazante que le puede a uno corresponder...
Gato tiene razón... la vida es una montaña rusa donde hay breves momentos (y esa es la única felicidad) de máxima altura que no pueden ser sin el vuelo que se toma al descender vertiginosamente (mientras más vertiginosamente, acaso más alto llegarás -si es que lo que sigue de la montaña es una subida-)...
Gato sabe; sabe,acepta y disfruta que no hay control una vez que el viaje comienza... que todo es dejarse llevar "felizmente" (???) por la montaña...
Lamentablemente algunos somos incapaces de distinguir tales momentos debido al vértigo de la montaña, de la vida en sí, sino sólo al haberlos pasado... recordándolos como algo fugaz dentro de un torbellino... sospechándolos...
La felicidad es entonces... sólo una amarga sospecha...
Pero cuando aceptas (como Gato) esto como un hecho inevitable, cuando dejas de buscarla... cuando deja de ser una necesidad, entonces, y sólo entonces... es posible (no seguro)que la encuentres... inpalpable, inaprehensible, inapropiable... inostentable, incomunicable... personalísima, fugaz... independiente de todo...
La Felicidad...
Mucha suerte, pues y...
Saludos... desde el abismo...
.

Francisco Machuca dijo...

No he podido evitar en dedicarte un post.Quizá sea por eso de la magia que encuentro aquí.
Besos.

O SuSo dijo...

Es que nos estamos perdiendo de lo verdaderamente importante, LA VIDA. Anestesiamos cualquier cosa que nos incomode, nos revolvemos contra el hecho de que estamos que nos vamos, y nos aislamos cada día un poquito más. Cuanta gente has visto hoy en la calle sin cascos o auriculares??la gente no se oye, no quiere que vean sus ojos, no sonrien, dejan pasar momentos increibles cada segundo.
Sólo desde la consciencia se puede VIVIR.

Tus reflexiones me dan vida.

Besos

Vagabundo de la Red dijo...

Ser feliz todo el tiemo es sacar sonrisas de donde no las hay.

Ser feliz todo el tiempo es una actitud, que no es propia, se sueña en soledad, pero se tiene que compartir.

Lo mejor es hacerlo con tinta china.

wastedcherry dijo...

La felicidad no existe como tal, es un sentimiento guardado en el alma, pero que queremos objetivarlo con cosas compradas en las tiendas, con amores inventados y con las drogas, aun esas legales que dan como si fueran chicles los doctores de la asistencia social de mi país. Tampoco es el bienestar social, el bienestar social no es un sentimiento, es un derecho de todo ser humano, pero tal vez teniendo bienestar tengamos cabeza para sentir esa chispa del alma.