TRANSLATE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

“Yo dejo que la cámara capture lo que quiera… allá tú si no me crees, no es responsabilidad mía” (Hiroshi Sugimoto)

27.2.11

El hombre gris

Aquí estamos los okupas de este almacén, rodeados de montañas de expedientes que nos tientan con sus trozos de vida recopilados por algún fanático escribano. Excitados por la curiosidad, alentados por nuestra chifladura nos disponemos a hallar el remedio que alivie a los hombres de lo raro que es vivir.
Gato se instala en su silloncito predilecto y, con esa voz peculiar que va del maullido al ronroneo vacilón, resume:
Hombre de mediana edad. Nunca toma decisiones, no sea que se equivoque. Siempre espera que los otros, incluidos hijos, esposa, familiares y amigos le quieran sin hacer el mínimo esfuerzo por su parte. Lo dominan los miedos y el qué dirán. En la actualidad y a punto de jubilarse, carece de alicientes, proyectos o perspectivas.


Nuestro hombre gris está atrapado por la rutina y los convencionalismos.
-Un muermo, un mustio deplorable, un aburrido, un...
¡Hala! lo que nos faltaba, una paloma coja soltando por ese piquito una sarta de impertinencias sobre nuestro hombre. Como siempre, el que vuela bajo es el más despiadado con sus semejantes.
Mientras se acerca con el clon, clinc, clonc de su muleta, gato me informa que la paloma es nuestra invitada.
-Me la iba a zampar, pero me ha dado pena su minusvalía- dice irónico.
-Lo que le he dado ha sido un buen trastazo con la muleta- replica el ave.
Gato bufa y le hace un gesto muy feo con el dedo corazón de su pata delantera.


Apelo a la tolerancia, al símbolo de la paz y consigo restablecer la armonía.  
Por fin, después de dos noches y tres días, un kilo de alpiste, tres de gambas peladas para gato que hace dieta monótona esta semana; bocadillos de jamón ibérico para mí que también hago dieta monótona… El Almacén de los días perdidos propone: 
Que nuestro hombre gris se vista de colores, tire las corbatas y los trajes aburridos a un contenedor de basuras y practique el funambulismo con ropas atrevidas entre los tendederos del vecindario, sin importarle qué opinan los demás.


Que se apunte a talleres de Feng-Shui, cocina japonesa y meditación zen, para mejorar su entorno, su dieta y su estrés y tener otros temas de conversación que no sean lo desgraciado que es, el dinero que le gustaría tener y el trabajo. 
Que haga una lista sólo de las cosas buenas que tiene, en vez de quejarse por todo lo que cree que le falta o se merece.
Que rescate los viejos deseos de la fosa de su alma anquilosada y dedique el resto de sus días a cumplirlos con pasión y un toque de locura uno por uno.  
Enrollamos la receta en la pata buena de la paloma y lo enviamos por correo aviar por temor de que sea interceptado por amigos virtuales, redes sociales o entusiastas de los libros de autoayuda. 
Advertencia: En algunos individuos la coloración es muy intensa. No se pase de las dosis recomendadas si no está dispuesto a asumir lo que significa dejar de ser un hombre gris.

29 comentarios:

Tesa dijo...

Sólo os cuento que ese funámbulo tan atractivo de la última imagen no es fruto de mi imaginación calenturienta, sino que lo capté ayer mismo con mi cámara en una calle céntrica de Barcelona.

Y que el he cogido prestado un fragmento de un cuadro de Hopper para ambientar la escena.

Os voy visitando a ratos-

Besos a repartir y gracias a todos lo que paséis por este almacén.

Si me dejáis un comentario, una idea o lo que os apetezca mucho mejor.

LUNA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
LUNA dijo...

Bueno, el hombre gris es gris...porqué siempre ha sido gris.
Aunque estuviera activo en el mundo laboral, seguro que seguiría siendo gris.
En casa tengo un hombre que nunca ha sido gris, y que se ha jubilado y sigue sin ser gris.
Cuando cumplió 60 años dijo:
-Me tengo que preparar para ser un hombre jubilado que no dá por el saco... ( li siento, pero así era su frase)
Y se puso a jugar al golf, porque pescar en aguas de ríos frías y turbulentas, era ya un peligro....
Pescar en el mar, también podía ser peligroso, y más la pesca nocturna... no tenía que hacer sufrir a los demás con sus divertimentos...

Y ahora, con casi 64 años, está jubilidado, juega todos los dias al golf, por las mañanas y por la tarde...pues a lo que se tercie.Hoy nos vamos al cine.

La jubilación, que es un "tempo de júbilo" no se puede dejar a la "buena de Dios", que no tiene porqué preocuparse de ésas cosas...

Nos preparamos toda la juventud para la vida laboral , estudiando, aprendiendo un oficio... etc.
¿Porqué tenemos que improvisar nuestra jubilación?
No es justo, no es coherente...
La esperanza de vida se vá alargando y son muchos los años que nos quedan por vivir, para tirarlos por la borda...

Besitos, princesa

LUNA dijo...

jajajajaja.............. Advertencia:
Sííííííííííííííííííííí, por favor no se ponga ahora a administrar la despensa, la colada, la plancha, enfin...eso requiere muchos años de entrenamiento que usted.... NO TIENE.

Más besitos

elisa gulminelli dijo...

uno nace gris, se hace gris, lo hacen a uno gris?... no sé... creo haber nacido en colores...a veces se me opacan pero sólo por un rato, pero no por demasiado tiempo... o a lo mejor mi madre, a la que podría reprocharle tantas cosas (nada original lo mío) me regalo el sentido de fiesta... o con esfuerzo pinto mi vida en colores... pero a quien corresponda, gracias!

Mos dijo...

Yo creo que las medidas a adoptar el hombre gris para pasar a ser un hombre colorido (no de color), son bastante correctas y aconsejables.
Espero no ser nunca un hombre gris. Si acaso un pelín gris clarito, muy clarito. Como el color de la niebla cuando va a despuntar y dejar paso al sol.
Hay que huir de la monotonía como sea; buscar o reencontrar viejas tareas, actividades, caprichos, deseos, aficiones, gustos, antojos, apetencias y ganas para seguir viendo la vida de color. Con mucho color. Como la primavera en su apogeo o el otoño multicolor.
Es que, en el fondo, el gris es un color muy feo, creo yo.
Me encanta la paloma minusválida pero mensajera 100 x 100 efectiva. Ya quisiera Correos tener agentes así.
Con que cualquier hombre gris se diera una vueltecita contigo por Barcelona (vale cualquier otra localidad), se le acababan los tonos oscuros en un par de paseos.
Un abrazo de Mos desde su orilla.

cabopá dijo...

Como no me gusta demasiado el gris, menos me gustan los hombres de gris, así que me gusta tu propuesta amiga....El correo aviar es de los mejores que funciona y mandar la receta enrrollada en la pata buena es una idea genial...Espero que no sea interceptada por el señor Gato...
Vestir de color o colores siempre es bueno para el ánimo, y como se nota que espanta a la monotonía...Aunque haya mucho gris por el mundo siempre habrá más tonalidades que lo tinte para que parezca nuevo...Escribo mientras que oigo en R-3 música flamenca, así que imagina la variedad de tonos,toques,palos y colores......
Besicos.

Perlita dijo...

¡¡TESA!! Yo creí que no estabas, originalísima Tesa...
Original todo lo que haces, desde la primera composición fotográfica hasta esas cosas que escribes...
No quiero ser nunca gris, hermosa, y cuando sea viejecita, tampoco. Ya me falta menos pero para entonces, me pondré un vestido de colores chillones un sombrero con una flor bailona al viento y me iré a buscarte para que me retrates y me pongas un pie original de foto.
¡Hasta siempre guapa!
Besos,
Carmen

Con tinta violeta dijo...

En el fondo ese hombre no es gris...solo que hasta ahora ha debido andar con una bata de ese color, como a mí que me ponían un baby blanco en el cole. Ahora llega el momento de desembarazarse de ese guardapolvo, y dejarnos ver los tejanos y el jersey multicolor...
¡Cualquier tiempo es bueno cuando se tienen objetivos y como dice sabiamente una de las personas que comentó...si nos preparamos para la vida laboral...ahora también debemos preparar la no laboral.¡ y a disfrutar! que hay tanto por ver y descubrir!
Besos!

Chus dijo...

Tesa: Menos mal que necesitabas un tiempo para reorganizarte porque estabas falta de ideas!!!!!..

Si te llegan a sobrar las ideas no se con que nos hubieras sorprendido!!!.

Muy buen relato, original, divertido y REAL, y lo pongo con mayúsculas porque estando cerca de la edad esa que llaman jubilación y teniendo muchos amigos que no solo la rondan sino que la sobrepasan con creces, decirte que que razón llevas. Conozco cantidad de hombres y mujeres grises.

Yo no, eh!!!. y sabes ¿porqué?. Porque yo fui mujer gris hasta los 41 años, a partir de esa edad, un día descubrí la vida y descubrí que VIVIR era mucho mas que estar vivo, y mi vida que hasta entonces había sido en blanco y negro empezó a tener colores y aprendí a VIVIR y luego mas tarde el arte de vivir o l ´art de vivre, como dicen los franceses.
Y ahora rondando la jubilación, bueno no digo lo que estoy aprendiendo porque no os va a gustar pero os diré que sigo VIVA y con muchas ilusiones y proyectos a pesar de los pesares.

Besos

Luisa dijo...

Hola, Tesa.
Bienvenida de nuevo a la blogesfera. Estoy encantada de poder pasearme de nuevo por tus alocadas azoteas. Se te echaba de menos, nena.
Qué cierto es: creo que nuestra Tierra no es el planeta azul, es gris. Desde una nave espacial debe verse así por la cantidad de individuos grises que la habitan. Creo que tu almacén contribuirá a que el color se instale en nuestras retinas y de paso, los marcianos comiencen a vernos en “technicolor”.

Un beso muy fuerte.

ñOCO Le bOLO dijo...


· Creativa con las palabras, creativa con las imágenes... terminarás por erradicar a los hombre grises. Sería una gran ganancia.

· B perfumados de morera

CR & LMA
________________________________
·

ana dijo...

Hay muchos grises por la vida, hombre y mujeres sistemáticos, si se pasan de la raya no se sienten bien, para ellos es mejor seguir su aburrida línea recta, hacia la seguridad de sus límites.

Un abrazo.

sam dijo...

¡¡¡¡¡qué contento estoy!!!! me alegra un montón este almacen tan lleno de maravillas... internet es la salvación, no sólo de nuestro cine, en el mejor sentido de la palabra es como las pequeñas unidades inteligentes que se vieron en Vietnam (perdón por el síml bélico, pero es la guerra de las flores contra los billetes, día a día)

Un abrazo muy fuerte, fuerte.

Ah, ahora leo la Breve historia del mundo, de Gombrich, y resulta que los egipcios tenían a los gatos por animales sagrados, sabían un rato aquellos egipcios.

carlota dijo...

Será de aplicación también para las mujeres grises. No es que me defina así, pero a veces me atrapa la ausencia de color.
Siempre vital, Tesa.
Besos

TriniReina dijo...

Me temo que, el que nace gris, gris se muere. Aquí el valor está en los que, conviviendo con un ser así, no se deja robar el arco iris ni se apunta a seguir los anodinos pasos de aquel...

No sabes cómo me ha llegado hoy este texto. Hobres grises, mujeres grises. Ay, qué cruz...

Besosssss

Tesa dijo...

SAM: gracias por llegar al almacén con tanta alegría. Vamos a ver qué da de sí.

Y lo de los gatos y los egipcios era más práctico que místico: les ayudaban a mantener sus graneros libres de roedores. Así que cuidaban de su bienestar como deben hacer los dioses.

Se han encontrado unas momias gatunas que son una monada.

Un abrazo, Sam. Me paso por tus blogs.

Lundra dijo...

Maravillosa entrada Tesa, como siempre, añado unas clases de risoterapia a la receta de nuestro hombre gris, que son realmente divertidas, y siempre conoces gente que no es para nada nada gris, en todo caso va de negro pero con la nariz roja roja roja. y vamos a tener un problema, nuestra paloma va a necesitar ayuda de sus compañeras de fatigas alpistiles, porque los hombres grises avanzan, su color es contagioso y hay que mandar muchas recetas como ésta.

En el telediario y en la radio hacía yo leer tu entrada, al menos sería lo más bonito que todo el mundo podría oir ese día.

Es genial.

un besazo grandote y colorido

frantic dijo...

La mayoría de las veces, la grisura no es sino una gruesa capa de polvo que se acumula sobre quien no se atreve a mojarse. Vengan bayetas, cepillos y cubos de agua y para secarse nada como dejarse acunar al sol o un par de cálidos abrazos.

Bienvenida de nuevo a la blogosfera, te echaba de menos.

hep dijo...

He visto a Momo y la he sentido. TAmbién al hombre gris

Gato y PAloma me han fascinado como un matrimonio regularmente avenido.

Y he aprendido la lección, aunque sea por un día, por un rato, por una lectura.

ME quedo un rato en el almacén mientras sonrío.....

Gracias por el zarandeo , entrañable Tesa.

Maru dijo...

Como dijo Rousseau, todos venimos perfectos y la sociedad nos corrompe.
Tal vez pasó lo mismo con el hombre gris. No nació gris, pero..... terminó siendo gris.

bonito almacén
un besito

muxica dijo...

Una gran alegría al leerte, mi Tesiña. Por muchos años que pasen, nunca se olvida a aquellas personas con las que un día compartimos.
No soy tan asidua como era de esto, pero tu arte siempre me gusto y me transmite buenas vibraciones .
Un biquiño muy dulce, mi querida amiga. Ya no me voy de aquí.

Guillermo N. A. dijo...

Tu hombre gris, Tesa, mueve a lástima...
¡¡Pobre hombre gris!!...
Porque dentro de ese color, se ven chispazos como relámpagos de angustia, de inquietud, de descontento, de un enclaustramiento como de enfermedad, que lo hacen ver como dolorida nube tormentosa...
Le han recetado vestirse de colores...
Yo no creo que haya que ser "tan" aventurado... creo que si bien es posible que el tratamiento colorido funcione, quizás habría que evaluar otra posibilidad...
Qué tal tomarlo por los hombros, mirarle a los ojos fijamente para captar su atención, al menos por un momento, y preguntarle...
¿Te das cuenta que estás en una prisión?
¿Te das cuenta que lo que te domina, lo que te mueve, lo que te aprisiona, es el temor?
¿Te das cuenta de que por más que lo intentas, lo único que consigues es una sarta de relámpagueantes chispazos que sobresaltan a todo el que se te acerca?
¿Te das cuenta de que no-has-sido-capaz-de-vencer-ese-estado-en-TO-DO-este-tiempo?
¿Cuánto tiempo? de energía y tiempo y vida desperdiciada...
Tú, hombre gris... ¿Has considerado la posibilidad de que "seas" gris?... ¿Has considerado la posibilidad de que "seas" el temor que te domina?
Descansa ya... eres gris, y gris es algo, y algo es mejor que nada...(aunque en verdad no creas esto último, debes decírselo, que ya habrá tiempo para buscar remansos de quietud eterna)...
Dejarse llevar por el temor, hombre gris, tiene, como todo, sus ventajas y desventajas... ser gris no es algo predestinado... ha sido algo decidido por ti... en algún momento decidiste que vivir estas consecuencias era preferible que vivir otras, que todos los colores tienen las suyas...
pretender ser gris y amarillo al mismo tiempo es como ser amarillo y pretender ser gris al mismo tiempo... ni más, ni menos... Quizás sea posible, no lo niego, pero no desde y como tu soberbia te lo pinta...
y por ahí seguimos...
quizás logremos que hombre gris acepte su voluntaria condición, se reconcilie consigo y empiece a gozar de las consecuencias elegidas...
Que de dolorida nube tormentosa pase a dulce, tranquila y reconfortante, serena nube "lloviznosa"...
Después de todo alguien ha definido la melancolía como "el placer de estar triste"...
y quién sabe si no, un día de los días, dentro, junto con esa nube gris, asome, tam-bién, un tímido, tenue, breve y apacible arco multicolor...

Saludos Tesa... desde el abismo...
.

O SuSo dijo...

Pues no sé, puede que hace un tiempo te dijera que si, que el hombre gris debería cambiar, pero porqué?, para ser más feliz? para acercarse más a mi concepto de felicidad?para ser quien yo quiero que sea?para ser quien él quiere ser? pero es que tal vez él, en su foro interno, por lo que sea, quiere ser gris, y dejar que la vida le pase por delante como si nada.

El gato siempre será gato, la paloma siempre paloma, a ver como se llevan en el almacén.
Un abrazo.

Francisco Machuca dijo...

Ya estoy enlazandote.Es un blog bellísimo.
Me alegro de saber que sigues estando aquí.
Besos y un fuerte abrazo.

Tesa dijo...

Gato y yo no tenemos nada que decir si un hombre quiere ser gris y está contento dejando pasar su vida en una rutina que lo tranquiliza.

Pero no es el caso de nuestro hombre gris.

Él es muy infeliz, pero en vez de propiciar un cambio en su existencia lo único que hace es quejarse, porque el quiere ser otro, pero tiene miedo de intentarlo.

Gracias a todos los que dejáis un comentario. A gato y a mí nos hace ilusión.

Bueno, gato dice que a él se la "repamplinfa", que hable por mí.

Muchos besos,

Mónica Alvarez Lama dijo...

Hola Tesa:
veo que has resucitado en un nuevo blog.¡Qué bueno!
Te envío la letra de una canción del grupo chileno Inti Illimani.Si puedes,escúchala en Youtube.

Vuelvo


Con cenizas, con desgarros,
con nuestra altiva impaciencia,
con una honesta conciencia,
con enfado, con sospecha,
con activa certidumbre
pongo el pie en mi país,
y en lugar de sollozar,
de moler mi pena al viento,
abro el ojo y su mirar
y contengo el descontento.

Vuelvo hermoso, vuelvo tierno,
vuelvo con mi espera dura,
vuelvo con mis armaduras,
con mi espada, mi desvelo,
mi tajante desconsuelo,
mi presagio, mi dulzura.
Vuelvo con mi amor espeso,
vuelvo en alma y vuelvo en hueso
a encontrar la patria pura
al fin del último beso.

Vuelvo al fin sin humillarme,
sin pedir perdón ni olvido.
Nunca el hombre está vencido:
su derrota es siempre breve,
un estímulo que mueve
la vocación de su guerra,
pues la raza que destierra
y la raza que recibe
le dirán al fin que él vive
dolores de toda tierra.

Vuelvo hermoso, vuelvo tierno,
vuelvo con mi espera dura,
vuelvo con mis armaduras,
con mi espada, mi desvelo,
mi tajante desconsuelo,
mi presagio, mi dulzura.
Vuelvo con mi amor espeso,
vuelvo en alma y vuelvo en hueso
a encontrar la patria pura
al fin del último beso.


Saludos desde Chile

Tesa dijo...

Me sorprende que nadie haya mencionado "el rescate de los deseos", esos que todos tuvimos y a los que hemos ido renunciando, muchas veces por miedo y otras por pereza.

En ocasiones basta con atrevernos a llevar a cabo alguno de ellos, para que empecemos a colorearnos.

Todas y cada una de vuestras reflexiones las recibimos Gato y yo con mucho interés.

Guillermo que se mueve por "el abismo" siempre nos deja, como se dice en Cataluña, un poco "acollonist" pero nos da para más de una charla.

Ronroneos de gato y besos de mua

wastedcherry dijo...

Bueno, aunque yo no soy un hombre gris sino una mujer colorada, me vienen bien algunos de los consejos, a la mejor me topo con este hombrecillo en una clase de meditación zen y entre los dos nos damos más color de las cosas ¿no?